Ruidos molestos

Si bien Momo tiene muchos adeptos y adeptas, también tiene enemigos mortales que, mientras otros se divierten, defienden su derecho a descansar. Y esto que ocurre hoy ocurrió siempre, como lo demuestran las quejas de nuestros antepasados ante los alborotos nocturnos del tablado, con la particularidad de que, por lo menos, a diferencia de ahora, aquellos protestaban en verso.

Así lo hizo un lector de La Tribuna Popular que en 1931 envió al diario este poemita:

“Hay en mi calle un gaita bolichero
Que en su insaciable afán de hacer dinero,
Sin importarle un ardite de la gente,
Nos ha plantado enfrente
Uno de esos tablados maldecidos
En el que noche a noche,
Tras bárbaro derroche de bombas y cohetes
Y el bochinche infernal de cien pebetes
Que al llegar la comparsa bullanguera
Gritan como unos burros,
Entre murgas y troupes no hay manera
De poder descansar cinco minutos”.

▶ Tablado “Boite carioca”
Carnaval 1936 🎭
Osorio y Laguna
🎞 Archivo de la Imagen del SODRE
Colección Dorothée Chouitem
👀 Disponible en la Colección:
http://anaforas.fic.edu.uy/jspui/handle/123456789/47871

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: