La quinta sin Momo

Hasta ahora eran cuatro las veces en que Montevideo se había quedado sin carnaval. Con la suspensión prevista para el próximo año pasarán a ser cinco. Como carnavalera, me cuesta imaginar la tristeza de un febrero sin tablados ni Teatro de Verano. Pero al margen de eso y como historiadora de la fiesta, les propongoSigue leyendo «La quinta sin Momo»

Más travesuras presidenciales

Como lo señalamos en la entrega anterior, en el siglo XIX ni siquiera en las más altas esferas oficiales la solemnidad de las investiduras logró doblegar el espíritu festivo de la sociedad de entonces y, en ocasiones, quien se encargó de dar la nota ´bárbara’ en el juego de carnaval fue el mismísimo Presidente deSigue leyendo «Más travesuras presidenciales»

Travesuras presidenciales

En las primeras décadas del siglo XIX, nuestro carnaval asumió la forma de una diversión masiva y niveladora en la que todo el mundo dejaba de lado obligaciones y jerarquías para entregarse por entero a un juego del que participaban pobres y  ricos, blancos y negros, grandes y chicos, hombres y mujeres, jóvenes y viejos.Sigue leyendo «Travesuras presidenciales»

Que baila como ninguna

“Rosa Luna, Rosa Luna / que baila como ninguna” dice el candombe que escribió Horacio Guaraní para esta diosa que, con sus fantasías de cuento de hadas y sus penurias a cuestas, logró ingresar al olimpo uruguayo pese a su condición de mujer, negra, pobre, hija natural, vinculada al ambiente de la noche y deSigue leyendo «Que baila como ninguna»

Amantes al por mayor

Los Amantes al engrudo nacieron a comienzos del siglo XX y el título que eligieron para su murga confirma la predilección de las agrupaciones de entonces por aquel apelativo que, en cada carnaval, desparramó por calles y tablados a una infinidad de Amantes a esto y a lo otro: a la patria, a la lata,Sigue leyendo «Amantes al por mayor»

Batllismo, Iglesia y pedofilia: el carnaval del Padre Rivero

Según cuentan las crónicas de época, en 1918 la nota dominante del carnaval estuvo dada por un estribillo que coreó todo Montevideo. Empezaba diciendo ‘Ay, ay, ay, ay, si te agarra el Padre Rivero…’, lo cantaba la comparsa Guarda Atrás y aludía a un caso de pedofilia protagonizado por el mencionado sacerdote. El escándalo habíaSigue leyendo «Batllismo, Iglesia y pedofilia: el carnaval del Padre Rivero»

Elecciones a garrotazo limpio

Si hoy la vida política del país está regida por elecciones libres y transparentes, en el siglo XIX la situación era muy distinta. A consecuencia de las causales de suspensión de la ciudadanía establecidas por la Constitución de 1830, sólo estaba habilitado para votar alrededor de un 10% de la población (varones adultos, blancos ySigue leyendo «Elecciones a garrotazo limpio»

Entre el castigo del cuerpo y la domesticación del alma

Eran las once y media de la noche del 26 de febrero de 1881 –víspera del carnaval de aquel año- cuando estalló el voraz incendio que destruyó buena parte de las instalaciones de la Escuela de Artes y Oficios, ubicada en el predio que hoy ocupa el edificio central de la Universidad de la República,Sigue leyendo «Entre el castigo del cuerpo y la domesticación del alma»

Bailó, cantó, se rió y espichó

El domingo siguiente al carnaval de 1875, los montevideanos despidieron a Momo comiéndose un ‘rico lechoncito’ en la Plaza Artola (actual Plaza de los Treinta y Tres), donde los integrantes de la comparsa Los Dandys pronunciaron una ‘oración fúnebre en honor al finado’ al pie de un grotesco catafalco en el que podía leerse laSigue leyendo «Bailó, cantó, se rió y espichó»